El desierto arequipeño lleno de fósiles de ballenas, delfines, tiburones y más, así como las rocas que atesoran millones de años son los protagonistas de esta historia. Allí se erige el remozado Museo de Sitio Sacaco, que luego de tres años de intenso trabajo hoy fue reinaugurado y se convirtió en motivo de celebración para los impulsores de la iniciativa y la comunidad del distrito de Bella Unión, en la provincia de Caravelí. (Vea aquí la galería fotográfica)

"Roque", el esqueleto de ballena por el que se construyó el museo en 1990, nuevamente volverá a recibir a escolares, universitarios y turistas interesados en conocer más sobre los animales marinos que vivieron en el mar de hace nueve o 10 millones de años, hoy convertido en un extenso desierto de finas arenas ubicado en el norte de Arequipa.

Y fue posible gracias al proyecto Las ballenas del desierto, liderado por el paleontólogo peruano Rodolfo Salas-Gismondi, quien desde la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) lo presentó a ProCiencia/Concytec. La geóloga colombiana Diana Ochoa junto a otros investigadores peruanos y extranjeros integraron el equipo científico.

La iniciativa planteó el financiamiento de la remodelación del Museo de Sitio Sacaco y de las investigaciones científicas en el sitio paleontológico, así como que el lugar se convierta en un nuevo atractivo turístico para el país y sea una herramienta para dinamizar la economía local.

"El museo ya está listo para que los visitantes lo conozcan. Un sitio paleontológico tan importante del Perú es un nuevo sitio turístico, una nueva atracción del distrito de Bella Unión, de Caravelí, del norte de Arequipa", afirmó Salas-Gismondi a la Agencia Andina.

Cobra mayor importancia, remarcó, porque el Perú no cuenta con lugares paleontológicos valorizados, pese a tener mucha riqueza paleontológica: Ocucaje (Ica), Espinar (Cusco), Piura. Es decir, se han hecho estudios, pero los resultados no han llegado a la población.

"Aquí, en Sacaco, hemos remodelado un pequeño museo que ya existía, y que es filial del Museo de Historia Natural de Lima de la universidad San Marcos. Será un atractivo no solo para la población local, sino también para turistas nacionales y extranjeros", aseguró.

"Sacaco es un lugar fantástico y es reconocido en el mundo como un sitio paleontológico único. La historia de la Costa peruana, de al menos los últimos nueve millones de años, se puede contar con las rocas y los fósiles de Sacaco", afirmó.

Así, permite saber por qué es rico el mar peruano, por qué ahora es frío, qué animales vivieron en él y mucho más. "Toda esa evidencia está en ese desierto, ese lugar aparentemente eriazo, pero que en realidad es uno de los sitios paleontológicos más importantes del Perú, estaba siendo ocupado por empresas mineras y agrícolas; y eso no se podía permitir", advirtió.

El científico aspira a que la "gente empiece a conocer la paleontología como una riqueza más del país, como ya lo es la arqueología [...] y Sacaco posee una riqueza paleontológica que queremos que la gente valore".

Por ejemplo, en las playas de la región Arequipa, es decir, en Sacaco, hace siete millones de años vivió una nueva especie de cachalote enano, que fue bautizado como Scaphokogia totajpe, en homenaje a la cultura Mochica.

Abre sus puertas
Desde mañana sábado, quienes lleguen al Museo de Sitio Sacaco, ubicado en el desvío en el kilómetro 546 de la carretera Panamericana Sur, podrán ver esqueletos de ballenas donde fueron encontrados, información didáctica de los animales que vivieron, tener contacto con la naturaleza y respirar conocimiento. Sin duda, será una experiencia diferente.

Allí los atenderá Josefina Rojas, una pobladora comprometida con el cuidado de este patrimonio desde hace décadas, contagiada por el amor que vio en su suegro y su esposo por los fósiles. Estará de martes a domingo, de 09:00 a 16:00 horas.

Como parte del proyecto Las ballenas del desierto se propone que la visita al sitio paleontológico y al Museo de Sitio Sacaco se integre a la ruta turística existente en Ica y Nasca, que cuenta con atractivos arqueológicos y naturales, como las líneas de Nasca, las reservas de Paracas y San Fernando, entre otros.

"Pretendemos que los turistas que van a Nasca tengan el interés de visitar Sacaco. Nasca está a solo 80 kilómetros de Sacaco", por lo que puede convertirse en una buena alternativa, comentó.

Así, se busca convertir a Sacaco en el destino elegido por familias, instituciones educativas, investigadores y personas interesadas en la naturaleza, el esparcimiento cultural, la ciencia y la paleontología.

En los alrededores, las hermosas playas de Lomas, así como la deliciosa comida y las imponentes plantaciones de olivos de Bella Unión prometen volverse lugares favoritos de los viajeros.

El proyecto turístico fue elaborado por Libet Cabrales y Paula Vásquez; el guion museográfico por RSG y Lucero Reyes Baca.


Fuente: Agencia Andina