El director de Investigación, Ciencia y Tecnología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), Carlos Zamudio, aclaró su participación en el desarrollo de una candidata a vacuna local. Para el diario El Comercio, señaló que continuarán en proyecto si se respetan regulaciones éticas y legales.

La Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) es una de las instituciones académicas con más actividad durante toda la pandemia. Así como ha estado involucrada en proyectos interesantes, participó en otros relacionados con el desarrollo de una candidata a vacuna contra el COVID-19 en el Perú, que ha estado envuelta en muchas contradicciones.

— ¿La academia y el Estado siguieron divorciados en esta pandemia?
En una pandemia de grandes proporciones y muy agresiva en el mundo, la academia tiene que generar evidencias que permitan que quienes toman decisiones tengan las herramientas necesarias para elegir los caminos más acertados. Hoy tenemos mucha más información que la que teníamos el año pasado. El Estado ha intentado fomentar la investigación a través de convocatorias para financiamientos de proyectos de ciencia y tecnología. Se ha hecho lo posible y se han tenido colaboraciones por parte del Estado.

— Su proyecto de vigilancia genómica se quedó sin financiamiento, ¿verdad?
Es importante aclarar esto: ese estudio de vigilancia genómica es importantísimo, pero, así como ese la universidad ha desarrollado otros casi 300 proyectos relacionados con el COVID-19: estamos registrando un respirador ante Digemid; tenemos nuevos métodos de diagnóstico; seguimientos para ver si quienes tuvieron COVID-19 tienen secuelas. En el caso del proyecto sobre el que preguntas, se financió para establecer un mecanismo de vigilancia y llegó a su fin. Se obtuvo un algoritmo para recolectar las muestras y hemos obtenido resultados interesantes. Pero para hacer la vigilancia ya no hay proyecto y queremos continuarlo en el tiempo.

Vea la entrevista completa en https://bit.ly/3cTLF5s