Los reportes internacionales de esta semana sobre la ansiada vacuna contra el coronavirus nos hacen pensar que su hallazgo está cerca, pero por más esfuerzos que despliegue la ciencia en el mundo, la vacuna no estará lista antes de los dos años.

En esta línea, el doctor Mirko Zimic, especialista en control y prevención de enfermedades e investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, desarrolla una vacuna que llena de optimismo a sus colegas. Aunque los últimos avances del doctor Zimic han dado un giro.

“La razón primaria para producir una vacuna es poder inyectarla a una persona y que esta desarrolle una respuesta que lo inmunice contra el coronavirus. Esa lógica sigue en desarrollo y va a demorar”, confiesa. Lo que están haciendo ahora es una variante, una alternativa.

“No es propiamente una vacuna, sino una terapia en la cual ya no se espera que el anticuerpo sea producido por la persona inyectada: será desarrollado por una gallina y a través de la ingesta de sus huevos terminará en la sangre del paciente”, aclara. Zimic explica que así el sistema inmunológico tendrá las órdenes para darle batalla al coronavirus.

“Se trata de una terapia de inmunidad pasiva”, afirma.

Lea la nota completa del portal web del Diario La República, aquí.